Año 2020 según los arcanos del Tarot

999 Por Amor a Gaia

Para ubicar a los arcanos que estaremos trabajando este año 2020 tomaremos los números 20, 2 que es la suma 2+0 y 4 que es la suma 2+0+2+0.

Los arcanos que representan estos números son:

  • El Juicio XX

  • La Sacerdotisa II

  • El Emperador IV

El Arcano del Juicio XX nos está hablando de una transformación inminente para todos, es importante considerar que esta transformación hacia nuestro máximo potencial debe llevarse a cabo a través de la fluidez y la misericordia y no a través del juicio y la severidad.

El Arcano del Juicio XX nos brinda energía de libertad, energía dinámica de transmutación, resurrección, representa un renacimiento en la luz, un despertar hacia nuestro verdadero propósito.

999 Por Amor a Gaia - El Emperador

El Arcano del Juicio XX está regido por Plutón un planeta explosivo, violento, fogoso, purificador y regenerador cuya principal característica es impulsar a la transformación destruyendo todas las energías caducas para dar espacio a lo que nos eleva, lo que nos conecta con nuestra espiritualidad, con las experiencias que hacen que nuestra vida tome sentido.

Seremos impulsados a vivir, a profundizar en nuestras experiencias, a disfrutar, a unirnos en grupos para transformar nuestro alrededor una vez lograda la transformación personal.

Seremos bendecidos con una gran fuerza de voluntad, mente inquisidora y conexión paranormal, debemos tener mucho cuidado de no caer en la ira, la impulsividad o explosividad.

El desafío como colectivo será desarrollar el dominio sobre la mente, el discernimiento selectivo y conectar el intelecto con la realidad concreta de las cosas materiales.

Este arcano esta representando el momento cósmico de transición entre la era de piscis y acuario, el momento de salida del juego de la dualidad, enfilándonos hacia la unidad.

Seremos guiados a tomar iniciativa, tomar decisiones importantes, ya que haremos consciencia de que los cambios no pueden venir del exterior.

Nos brinda un conocimiento profundo de nuestros límites, conectándonos con la seguridad de que existe una fuerza universal a la cual estamos conectados.

Saber vivir y disfrutar las experiencias sin ningún tipo de miedo. 

La energía del juicio nos ayuda a integrarnos en comunidades con metas afines, damos menos importancia a lo que nos diferencia de otros y buscamos los puntos de unión, comenzamos a entender nuestro lugar dentro de la gran familia de la humanidad y adoptamos la consciencia de “unidad”.

Este arcano nos hace un llamado a una gran transformación espiritual, soltando las ataduras al pasado, liberando cualquier ilusión de separación, elevándonos por encima del juicio, enfocando toda nuestra energía en el proceso de auto conocimiento.

Este año marca un nuevo despertar, anuncia cambios importantes para todos, con la intención de llevarnos a un estado de total renovación.

Podremos ahora retomar el camino y seguir adelante con mayor nivel de consciencia y responsabilidad.

Algunas preguntas que nos pueden ayudar en relación al trabajo que estaremos haciendo en el 2020 con el Arcano del Juicio son:

¿En qué % soy capaz de tomar decisiones prácticas?

¿En qué % soy una persona con iniciativa?

¿En qué % uso mis percepciones para criticar o juzgar?

¿En qué % logro actuar en función a mis propias conclusiones?

¿En qué % asumo individualidad?

¿En qué % estoy repitiendo estructuras familiares?

¿En qué % estoy renunciando a mi crecimiento personal por ocuparme de otros?

¿En que % sigo pidiendo permiso y necesitando aprobación para la realización de mis proyectos?

¿En qué % se me impidió tomar mis propias decisiones durante mi infancia?

¿En qué % viví en sobre protección durante mi infancia?

¿En qué % estoy sobre protegiendo a mis hijos?

¿En qué % hago lo que quiero sin pedir autorización a nadie y me hago responsable de mis decisiones?

999 Por Amor a Gaia - La Sacerdotisa

La Sacerdotisa II

Este año nos llevará a la búsqueda del balance y equilibrio en todas las áreas de nuestra vida, es muy importante no dejarnos llevar por las emociones no resueltas y mantenernos en la perseverancia, el enfoque y el trabajo para construir nuestros sueños.

Es momento de generar conexiones amables, afectuosas, empáticas, ayudándonos los unos a los otros y dejando atrás la necesidad de sobresalir, ser el centro de atención, liberar todo el drama que esto genera y mantenernos lo más posible en nuestro propio centro.

La Sacerdotisa II nos llevará a reconocer y aceptar nuestro proceso de crecimiento personal, a conectar con la fuerza universal y confiar siempre en ella, con el fin de lograr seguridad y no tener que depender emocionalmente de nadie, ya que será vital seguir nuestra guía interna.

Nos recuerda que es la conexión con el espíritu y su sabiduría, lo que nos lleva a vencer las dificultades, lo que nos empuja a seguir adelante a pesar de las dificultades, y nos recuerda que estamos siempre en el camino perfecto ya que nosotros lo hemos elegido para nuestra evolución.

Este año será importante reconocer y conectar con nuestra fortaleza interior, aprender a analizar las experiencias a través de una visión mayor, a nivel espiritual, aprender a profundizar para encontrar las soluciones, entender el significado de las emociones sin que nos dominen, entender que las almas vienen a enseñarnos una lección, que estas almas que nos ponen en situaciones límite representan el reto necesario para crecer en consciencia, para aprender a transformar el caos en amor.

El arcano de La Sacerdotisa II está regido por la luna que representa a la gran madre.

La luna es la reflectora de la luz solar y por lo tanto es un símbolo de reflexión, de duplicación (como un espejo), la luna nos muestra el proceso de integración con los demás, el proceso de adaptación, la forma en cómo nutrimos a los demás, la sensibilidad que mostramos a las necesidades de otros, la influencia de otros sobre nosotros, la búsqueda de refugio, de seguridad, la comprensión.

La luna es un símbolo de la infancia, que ilumina las cosas ocultas en el inconsciente, nos conecta con la ilusión, el movimiento, la flexibilidad, los cambios, la fertilidad, el crecimiento, los ciclos, los flujos, representa al elemento agua, es la dueña de nuestras emociones y sentimientos más profundos y a veces los más dolorosos, por lo que este año seguiremos iluminando todas esas emociones no resueltas que generan dolor psíquico desde el inconsciente.

La luna representa la magia, la imaginación, los sueños, la receptividad, por lo que también estaremos muy creativos.

La Sacerdotisa II en realidad es la representación de Ima, de la gran madre cósmica, que estará haciéndose más presente en el planeta, recordándonos como nutrir desde el amor, como sostenernos desde la sabiduría, cómo reconectar con nuestra intuición, hacer uso de nuestra clarividencia, clarisintencia, clariaudiencia, nuestros dones psíquicos para estar en perfecta conexión con nuestra sabiduría interna, honrando nuestros procesos y dejar de ser manipulados por motivos externos.

La Sacerdotisa II nos mostrará la sabiduría del silencio, el saber cuándo debemos hablar y cuando no, ya que debemos aprender a compartir nuestros sueños y proyectos con las personas correctas, con las personas cuya energía va a impulsar su manifestación y no permitir que sean destruidos por el juicio o la ignorancia de otros, especialmente porque este año estaremos conectando con ideas muy innovadoras, poco tradicionales enfocadas en el cambio y en beneficio de todos los seres.

Nos llevará a buscar la perfección, la impecabilidad, a buscar el conocimiento profundo de lo que hacemos, a ver la puerta abierta y al mismo tiempo perder el miedo a cruzarla, afrontando las cosas con responsabilidad.

Nos hace conscientes de que hay una respuesta para todo, que todo está en perfecta sincronía con un plan mayor y que no existen las casualidades, todo es consecuencia de nuestras propias creaciones, ayudándonos a encontrar la justicia y el aprendizaje en cada experiencia ya que “cada pieza del rompecabezas en nuestro proceso tiene perfecto sentido, justo y necesario, todas y cada una de nuestras experiencias son un paso en perfecta sincronía para ayudar a nuestra evolución”.

La Sacerdotisa II nos recuerda que podemos compartir con una persona hasta que cada uno necesite encontrar rutas diferentes, no necesariamente debemos caminar juntos toda la encarnación y debemos aprender a soltar, a seguir adelante y entender que el aprendizaje ha terminado.

La Sacerdotisa II mira a lo lejos ya que el futuro y el por venir no tienen secretos para ella, su conocimiento no es racional, deductivo, ni analítico, sino intuitivo.

“El mundo ante los ojos del maestro y del sabio siempre es bueno”.

Algunas preguntas que nos pueden ayudar en relación al trabajo que estaremos haciendo en el 2020 con el arcano de La Sacerdotisa II son: 

¿En qué % creo en mi mismo?

¿En qué % necesito la aprobación de los demás?

¿En qué porcentaje tengo dominio sobre mis emociones?

¿En qué % realmente digo lo que pienso?

¿En qué % logro expresar mis emociones?

¿En qué % mis emociones no resueltas están afectando mi presente?

¿En qué % resuelvo con mi intuición?

¿En qué % conecto con mi sabiduría interna?

¿En qué % acepto y agradezco mis experiencias de vida?

¿En qué % soy amable?

¿En qué % soy respetuoso?

¿En qué % logro estar en silencio?

¿En qué % logro conectar con dimensiones superiores de consciencia?

¿En qué % conecto con mi sabiduría interna?

El Emperador IV

Este arcano viene a ayudarnos a tomar consciencia de nuestro gran potencial, de cómo disfrutar y caminar con rectitud, con comprensión, empatía y generosidad ya que estaremos trabajando en nuestra propia valoración para que podamos valorar a otros.

El Emperador IV nos brinda la voluntad y fortaleza para seguir nuestro camino de una manera congruente, coherente, honorable, es a partir de la integridad que lograremos avanzar en nuestro proceso de evolución.

El Emperador IV nos muestra el arte de estar centrados, en silencio, presentes, en atención consciente, nos muestra cómo ser personas estables, seguras, humildes, con disponibilidad para escuchar a los demás, comprenderlos y aceptar su manera de ser, sin juicios, sin críticas.

999 Por Amor a Gaia - El Emperador

Nos muestra la capacidad de saber lo que implica la palabra “libertad”, que para él es tomar la total y completa responsabilidad de nuestros actos y de sus consecuencias. 

Nos enseña como aprender a resolver las situaciones sin involucrarnos emocionalmente, teniendo una visión mayor, considerando desde dónde actúan todas las personas involucradas sin necesidad de tomar nada personal.

Nos recuerda que en el universo existe un orden perfecto, incluso en el caos aparente y que debemos enfocarnos en la búsqueda de este orden en lugar de caer en el caos.

Es importante durante este año generar proyectos en beneficio de la comunidad, buscando el bien común, la justicia y el equilibrio social por encima de las ventajas personales, buscar la elevación del bienestar espiritual y económico del colectivo.

Hay tres pasos que deben seguirse para hacer un trabajo desinteresado:

1. Comprensión

2. Tolerancia 

3. Aceptación

Solamente a través de la flexibilidad y la comprensión hacia todo lo que nos rodea se podrá actuar en amor incondicional, conduciéndonos a través de un orden sensato, siguiendo las leyes cósmicas para evitar caer en el caos terrenal, equilibrando los aspectos emocionales, superando las dudas, las inseguridades y la falta de auto valoración.

El Emperador IV nos muestra como irnos consolidando a través de nuestras acciones.

Es posible que encontremos personas que tengan más capacidades que nosotros, pero es importante recordar que cada uno posee las capacidades necesarias para su propio desarrollo.

Todos tenemos la fortaleza necesaria para conseguir el estado de plenitud evolutiva a la que estamos destinados en esta encarnación.

Nos recuerda cómo conectar con el poder interno para saber gobernar en todas las áreas de nuestra vida con amor, conectando con la fortaleza espiritual, manteniendo limpio y activo nuestro canal podremos realizar acciones con voluntad, sensatez, amor y respeto.

Cuando dudamos de nuestras capacidades, nos negamos a nosotros mismos.

Algunas preguntas que nos pueden ayudar en relación al trabajo que estaremos haciendo en el 2020 con el arcano de El Emperador IV son:

¿En qué % soy una persona estable?

¿En qué % soy una persona segura?

¿En qué % soy una persona coherente?

¿En qué % soy una persona humilde?

¿En qué % soy una persona centrada en mi misma?

¿En qué % estoy abierto y disponible a escuchar a otros?

¿En qué % puedo comprender a otros?

¿En qué % acepto a otros?

¿En qué % estoy en mi poder?

¿En qué % he cedido mi poder a otros?

¿En qué % me considero autoridad?

¿En qué % respeto las jerarquías?

¿En qué % baso mis acciones en leyes establecidas?

¿En qué % tomo la responsabilidad de mis acciones?

¿En qué % trabajo en beneficio de la comunidad?

¿En qué % coloco la justicia social por encima de cualquier ventaja personal?

¿En qué % trabajo para el bien común?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *